IDEA Y LOCURA

"Cuando una idea se transforma en la crítica perfecta"

¡Exacto!, una crítica perfecta para aquellos que dicen que es imposible, que perderás el tiempo y que todo lo que hagas de acuerdo a esa idea, será un completo fracaso. ¿Cuantas palabras negativas, cuantos gestos irónicos o cuantas palmadas en el hombro recibes luego de comentar lo que harás? Suena como una ilusión expresar de esta manera lo que comúnmente suele suceder, pero es la realidad de muchos como nosotros que a la hora de emprender un camino nuevo y comentarlo luego, vemos como quienes te escucharon, sueltan risas y anhelan que lo hagas, pero para ver como tu rostro sé azota contra el suelo y ellos, bueno, decirte: ¡Te lo dije, McFly! 

Es ahí, donde el camino de una idea simple comienza a enseñarte desde ya qué no debes jamás comunicar lo qué, cómo y dónde lo harás. Aunque las críticas no te importen, aprendes a silenciar tus objetivos, a caminar sin zapatos, a enfrentar situaciones solo y sobretodo, a entender que la única manera de poder seguir es aprendiendo de lo que observas, escuchas y aprender con cada error que cometes. Y es ahí, donde lo que haces se convierte en la locura misma. Locura de tratar de seguir sin pasar a llevar a quienes más quieres.

Sin embargo, de acuerdo al paso de la historia hemos podido ver como muchos emprendedores han seguido pese a las burlas y críticas constantes de los que los rodean. Pero qué pese a equivocarse no solo una vez, sino más de cien veces, el espíritu y la perseverancia de demostrarse que luego de tantos intentos, ha podido por fin ver lo que con tanto esfuerzo le costó construir: SU VERDADERA FUERZA…

El proceso, es la locura que debemos enfrentar para poder llegar a ese resultado positivo que tanto anhela un emprendedor: «Espíritu de crear… Espíritu de ayudar… Espíritu valiente». 

Una idea y la locura misma, es señal de diferenciarse de los pares que nos rodean. Por qué si importa ser diferente, por qué si importa salir y caminar como sé te plazca, por qué si importa atreverse, y por qué si importa verte a tus ochenta y cinco años y mirar toda tu vida hacia atrás y sentir qué: «JAMÁS TE TRAICIONASTE»… Y es ahí donde una idea y la locura, hacen de ti: «Una vida única».